¿Cuáles son las oposiciones más y menos exigentes?

La dificultad de unas oposiciones depende de factores como el nivel de estudios, el número de plazas, el tipo de examen o si es para el Estado, una Comunidad Autónoma o un municipio.

Atendiendo al nivel de estudios, las oposiciones para optar al Grupo A requieren una diplomatura o un grado y a su vez se divide en los Subgrupos A1 y A2. El Grupo B requerirá el título de técnico superior. El Grupo C se divide en el Subgrupo C1, que exige el título de Bachillerato, y el Subgrupo C2, que solo requiere el graduado en la ESO. Dentro del Grupo C entran los cuerpos de seguridad del Estado.

En cuanto al número de plazas, las oposiciones para Cuerpos de Seguridad del Estado suelen tener un mayor número de plazas que el resto, este 2017 han ofertado 5 000 plazas. Le siguen educación, sanidad y justicia.

El formato del examen varía según la oposición, unos son tipo test, otros constan del desarrollo de uno o varios temas y otros además incluyen una serie de pruebas físicas u orales. Las oposiciones cuyo examen implique la defensa oral de un tema o una preparación física tendrán una mayor dificultad que las que solo presenten un examen tipo test.

Por último, el ámbito geográfico del examen también es un factor para determinar la dificultad. Un examen a nivel nacional, como la oposición para Abogacía del Estado tendrá un mayor nivel de exigencia que uno para optar a la Administración local.

Leave a comment