¿Qué son y para qué sirven?

El tanque o carro de combate tiene más de 90 años de historia en el Ejército de Tierra español, desde el primer FT-17 francés en 1919 hasta el Leopard 2 alemán de principios del siglo XXI. El FT-17 y el Schneider CA1 participaron en la Guerra del Rif y en el primer desembarco anfibio con tanques de la historia en Alhucemas. En 1925, el Ejército español tuvo un programa para desarrollar y producir un carro de combate autóctono llamado Trubia A4. El tanque nunca se produjo en masa. España experimentó con el italiano Fiat 3000, adquiriendo una unidad en 1925 e iniciando el programa Landesa para conseguir uno nacional. Ninguno evolucionó en un programa armamentístico a gran escala y el FT-17 continuó siendo el carro de combate más numeroso en el Ejército español hasta el principio de la Guerra Civil Española de 1936.

Entre 1936 y 1939 en la guerra, los dos ejércitos enfrentados recibieron carros de combate de potencias extranjeras. Las tropas sublevadas fueron ayudadas por Alemania e Italia y las republicanas los recibieron de la Unión Soviética, muchos fueron capturados e incorporados a sus filas por el ejército enemigo. La Guerra Civil fue un campo de pruebas de la guerra mecanizada para los intereses de las naciones que fueron parte en la Segunda Guerra Mundial. A pesar de los intentos de los soldados soviéticos, alemanes e italianos de usar las nuevas teorías, la falta de calidad de las tripulaciones y tanques, y la poca cantidad de estos, hicieron una mala impresión de la utilidad de sus carros de combate.

El Ejército español terminó la Guerra Civil con una flota de tanques ligeros. El Gobierno y Ejército españoles aprobaron fabricar un carro ligero mejor, llamado Verdeja. La falta de materias primas e incentivos lo impidieron. Los requerimientos del ejército fueron satisfechos con los Panzer IV a finales de 1943. La decisión norteamericana de no permitir a España emplear el nuevo equipamiento en la guerra con Marruecos hizo que buscara en otro sitio complemento a su flota de tanques Patton (M-47 Patton y M-48 Patton), adquiriendo el AMX-30E.

El Ejército y el Ministerio de Defensa planearon un tanque español, que terminó en el proyecto Lince, que fracasó por problemas económicos, modernizando en su lugar la flota de AMX-30E y adquiriendo tanques estadounidenses M-60 para sustituir la flota de los M-47 y M-48. La mitad de los AMX-30E se modernizaron a la versión AMX-30EM2, y el resto se modificó llamándose AMX-30ER1, pero ni el M-60 ni el AMX-30 modernizado daban a España un tanque suficientemente moderno para el futuro, en 1994 el Ministerio de Defensa negoció con el Gobierno alemán comprar los Leopard 2, se consiguieron 108 Leopard 2A4 y 219 Leopardo 2E.

 

Origen y evolución

El nacimiento de la Caballería moderna, 1919–1926: El interés del Ejército español en el tanque surgió al final de la Primera Guerra Mundial, la Comisión de Experiencias, Proyectos y Comprobación del Material de Guerra el 18 de octubre de 1918 pidió un tanque ligero Renault FT-17 al Gobierno francés. El 5 de marzo se autorizó la petición y amplió incluyendo dos unidades más del FT-17. El 20 de marzo, el Gobierno francés declaró que no procedía a la venta, y el 12 de abril el proceso para la adquisición de estos vehículos empezó otra vez. En mayo de 1919, Francia accedió a la venta de un tanque ligero FT-17 al Ejército español. Tras una inspección por el Gobierno español, se adquirieron diez vehículos: ocho con ametralladoras y dos con cañones. El Gobierno francés declaró no disponer de estos vehículos para la venta, y la denegó. España se acercó sin éxito a otros gobiernos, como el Reino Unido y Estados Unidos.

Los primeros programas de desarrollo de tanques autóctonos, 1925–1935: Con la experiencia en Marruecos, el Ejército de Tierra financió un programa para desarrollar un tanque ligero español. El vehículo se inspiró en el francés FT-17, el blindado más numeroso en el Ejército español y de los más usados por los extranjeros. El programa lo dirigió el capitán de artillería Carlos Ruiz de Toledo. Toledo consideró que el Ejército español necesitaba un modelo de fabricación nacional, hizo una gira por países europeos, para recopilar información de las tendencias en tanques, surgiendo así el Carro de Combate Trubia serie A.

Los tanques en la guerra civil española, 1936–1939: Al comenzar la guerra civil española, el Ejército tenía diez FT-17 en los dos regimientos de tanques ligeros, en Madrid y Sevilla. El primero (1º Regimiento de Tanques Ligeros) en el ejército de la Segunda República Española, y el Segundo Regimiento de Tanques Ligeros (en Sevilla) en el Ejército sublevado. Seis tanques de asalto Schneider CA1 de España fueron puestos en servicio por el Ejército republicano, entrando en combate en torno a Madrid, acabando destruidos en la batalla de Madrid.

La posguerra, 1939–1953: Al final de la Guerra Civil Española, el Ejército español tenía 10 Renault FT-17 para enseñanza, 94 Panzer I, 60 CV-33/35, 140 T-26 y 110 autoblindados, sin contar vehículos de recuperación. Los Panzer I y los CV-33 se organizaron como tanques “ligeros”, de tipo I, y los T-26 fueron tanques “medios”, como tipo II. Se organizaron en cuatro regimientos blindados: el Regimiento de Carros de Combate n.° 1, en Canillejas (Madrid), el n.° 2, en Sevilla, el n.° 3, en Valls (Tarragona) y el RCC n.° 4, en Estella (Navarra). En septiembre de 1941 se constituyó el regimiento n.° 5, en Laucién (Protectorado español de Marruecos).

La ayuda militar norteamericana, 1954–1970: En los 50, los carros de combate del ejército eran precario por la falta de renovación. En febrero de 1954, Estados Unidos entregó s 12 tanques M-47 Patton, por el Programa de Ayuda Mutua que había firmado con España. Recibió 389 tanques M-47. Los tanques M-47 y M-48 fueron una modernización, mientras que el T-26 estaba armado con un cañón de 45 mm, los tanques americanos disponían de un cañón mucho más potente de 90 mm. España recibió tanques ligeros M-41 Walker Bulldog. Fueron asignados al Regimiento de Caballería Ligero Acorazado Villaviciosa n.º 14, salvo cuatro que fueron al Regimiento de Infantería Acorazada «Alcázar de Toledo» n.º 61, donde fueron tanques de reconocimiento.

Décadas finales de la Guerra Fría, 1970–1991: Las restricciones de Estados Unidos para usar los materiales de ayuda militar a España en la Guerra de Ifni, 1957-1958, hicieron que España buscara equipo para caso de conflicto en el norte de África. En los 60, el Gobierno español se acercó a los gobiernos de Francia y Alemania Occidental, para conseguir el AMX-30 o el Leopard 1. Alemania no podía vender el Leopard 1 porque su cañón L7A3 era británico, y el Gobierno de Harold Wilson decidió no vender armas al régimen de Franco, como rechazo político.

El Ejército español moderno, 1992–presente: Los M-60 duraron poco en el Ejército español, por su mal estado y la falta de un programa de modernización, se adquirieron tanques nuevos, los Leopard 2. España recibió 260 carros de combate estadounidenses M-60A3 y M-60A3 TTS, 16 para la Infantería de Marina, que estaban siendo retirados de Europa Central. El Ejército estadounidense los cedió gratuitamente, al igual que a otros países de la OTAN, la cesión no incluía los equipos, gran parte de los cuales les fueron desmontados antes de la entrega. Se pensó aplicarles el programa de modernización que se había llevado a cabo en los AMX-30EM2. La aprobación del programa para adquirir los Leopard 2 hizo su cancelación. Los 50 de la versión A1 son los únicos que permanecen, transformados 38 en vehículos de combate de zapadores Alacrán (M-60 CZ 10/25E) y otros 12 en carros lanzapuentes (M-60 VLPD 26/70E).

Imágenes de www.pinterest.es

En el siguiente vídeo podéis ver cómo son los tanques del Ejército español:
Así son los vehículos blindados del Ejército español”: https://youtu.be/q2S_hR—Fs

Aquí insertamos dos noticias de su interés sobre los carros de combate del Ejército de Tierra Español:

Los simuladores que ahorran miles de euros al Ejército de Tierra”:
https://www.merca2.es/simuladores-ahorran-ejercito-tierra/

Así es el movimiento de un carro de combate español Leopardo 2E visto desde su torreta”:
http://www.outono.net/elentir/2018/04/07/asi-es-el-movimiento-de-un-carro-de-combate-espanol-leopardo-2e-visto-desde-su-torreta/

Leave a comment